29 enero 2013

Desde la escotila


En Perdidos, dentro de la escotilla, había un escocés llamado Desmond condenado a cumplir una tarea diabólica. Debía introducir una combinación de números en un ordenador exactamente cada 108 minutos, porque de no ser así el mundo mismo estaría en peligro. Encerrado en ese habitáculo, obligado a vivir con ese ritmo, las noches se le confunden con los días y los jueves son igual que los domingos.
No concibo mejor ejemplo para explicar lo que es ser padres primerizos de una recién nacida. En vez de apretar una combinación de números, es una combinación de rutinas (pañal, comida, sueño) pero por lo demás IDÉNTICO. Me pregunto si JJ Abrams se hizo padre por esa época...
Bueno, vuelvo a esto, haré lo que se pueda.

6 comentarios:

Bac Hylon dijo...

Amén, hermano, amén. Y espera a tener el segundo...

Anónimo dijo...

Son dos meses, luego todo es easy... Hasta la adolescencia, claro.

desmadreando dijo...

jajajajaajajjajaa TAL CUAL! enhorabuena y como te dicen...dos meses durillos y luego ya se vuelve más llevadero

sublibrarian of the year dijo...

Felicidades. Por cierto: http://extremelytrivialpolicereports.tumblr.com/

Anónimo dijo...

Siento ser una agorera, pero de dos meses nada. Hasta los dos años no vuelves a la vida.
¡Mucho ánimo!

Chapu dijo...

Felicidades Hemato!!!!!