03 noviembre 2010

En Madrid estuve en un restaurante con un cuadro de unos leopardos colgado en el váter


Ese toque de superclase hace a su clientela muy feliz, como se aprecia en esta foto que saqué anónimamente.

3 comentarios:

Josu Aldazábal dijo...

No sabría elegir qué da más clase al lugar, el cuadro (evidentemente mucho mejor que el de los ciervos típico de salón sesentero), las puertas en madera noble con picaportes dorados, el alicatado hasta el techo con cenefa negra, o la miniescobilla... en serio, era un restaurante¿? o el baño del decorado de cuéntame!???

el xabier no ocupa lugar dijo...

Lo suyo es que hubiera un tigre

mivieja dijo...

la foto se debería titular TRES fieras salvajes metidos en un baño