28 junio 2010

Cuando a uno se le da bien el deporte es que se le da bien y punto

Gracias a este Mundial he leído un par de noticias muy interesantes sobre Kim Yong Il. La televisión nacional de Corea del Norte informa fiel y constantemente sobre las hazañas de su líder, y no puedo uno menos que asombrarse cuando lee lo bien que se le dan los deportes al tío. ¡Es impresionante!. La primera vez que jugó a los bolos hizo una partida perfecta...300 puntos. ¡Como lo oís! Pero eso no es nada. La primera vez que jugó al golf puntuó...38 bajo par. ¡El p%&o record del mundo!. Es que de cada cuatro tiros en su primer encuentro con el deporte hacía tres hoyos en uno. Vamos, que el tío debería dejar de ser el dictador de una potencia para dedicarse al golf porque es que lo borda. Lo que no se le debe dar tan bien es ser entrenador de fútbol...Su selección de despidió en primera ronda y eso que el propio Kim Yong Il daba instrucciones a su seleccionador en los partidos a través de un teléfono móvil INVISIBLE que él mismo inventó. ¡Que también es ingeniero!. ¡Qué envidia da! Nosotros sólo tuvimos en este plan a un campeón de pesca:


2 comentarios:

Molèculas dijo...

Siendo así, no es de extrañar que se hicieran películas a mayor gloria de su figura:

http://2.bp.blogspot.com/_4nuRlE_zV4Y/SBKuUU6we4I/AAAAAAAAEG8/BKEpRDR9bJA/s400/KJI.jpg

http://farm4.static.flickr.com/3634/3575221863_26ef7226cd_o.jpg

Enebea dijo...

Si es que los dictadores es lo que tienen, que son tan regüenos que se dedican a dictar a los demás como han de comportarse, a ver si aprendemos.

Fantasticman el coreano.
Y el otro (el pescaor) ni te cuento.