27 febrero 2009

¡Qué dolor, qué dolor!

Unos inspectores de xxxx se encontraban en un restaurante chino en Fuenlabrada inspeccionando y se encontraron pues lo típico...un bichito por ahí, una olla ligeramente sucia por acá, una habitación poco ventilada, y un hotel dentro de un armario. Efectivamente... Un p€%$ hotel dentro del armario. Al quitar el doble fondo se encontraron con una estructura en la que se alojaban emigrantes clandestinos. A mí lo que me choca es el contraste entre la entrada (en la foto) y el interior del armario.

2 comentarios:

missvueltas dijo...

Qué gran idea la de los chinos! Cómo no se me había ocurrido antes? Metiendo a unos chinos en mi armario podría conseguir un extra muy interesante...

catalino dijo...

Si es que ya ni lo de salir del armario es lo que era. Putos chinacos anti-gays.