29 abril 2008

Si se mueve, cómetelo

En la semana de mi cumpleaños tuve la oportunidad de visitar un par de restaurantes estupendos de mi ciudad en los que fui testigo de una novedad gastronómica que me noqueó completamente. Junto a los chuletones de buey, el solomillo de cerdo y el maigret de pat, en las cartas de los restaurantes modernuquis del Siglo XXI encontré una serie de animales que me dejaron atónito. Los canguros,los kobes y los avestruces ya no me sorprendían, pero es que te ofrecían de todo...gacela del Tíbet, potro, antílope, toro de lidia, bisonte, potro, búfalo...incluso cebra.

¿Es esto una nueva tendencia? Si es así ,adelante. Espero poder paladear pronto la deliciosa carne de hipopótamo, jirafa, koala o delicioso, delicioso oso panda. Y de niño, claro. ¡Viva la decadencia!. Estoy deseando ir de Safari a Kenia con la servilleta puesta a modo de babero para escoger yo mi propio plato fuerte. Vacas, cerdos...estáis tan tan passé.

3 comentarios:

Romántico Fernández dijo...

Igualito igualito que una de las doce pruebas de Asterix

ZOZOBRADO dijo...

No olvide usted acompañarlo siempre con las apoteósicas salsas del señor romántico fernández.

Viola de Lesseps dijo...

Pues que quiere que le diga, una servidora, carnívora confesa, es adicta al Solomillo de Gacela que tienen a veces en O'Secreto, que sí, que ya lo sé, que me estoy comiendo a la madre de Bambi... pero le aseguro que todo remordimiento se pasa al segundo bocado....

(Estos comentarios, a esta hora, no pueden ser sanos, noooo...)