15 marzo 2008

La contraportada de Nocilla Experience de Agustín Fernández Mallo


Fue mi amigo bloguero Moléculas el que me hizo saber la existencia de Nocilla Experience, aparentemente lo más de la nueva narrativa mutante anarkotrasguesora terrible punk desde los SMS de Ray Loriga a Cristina Rosenvinge. Pensé que si el libro llegaba a mis manos y leía la parte de atrás a lo mejor encontraba algo gracioso que poner en el blog. Pero paso, oye. Lo voy a transcribir integramente porque este es el post que se escribe sólo :
"Harold acaba su última caja de cereales, deja conectada su primitiva videoconsola y decide recorrer Norteamérica durante un lustro. Un tipo que maneja las grúas del puerto de Nueva York diseña una casa para suicidas. En Basora, un marine se enamora de una irakí en el instante en que la encañona. Un tal Julio da forma a una Rayuela alternativa. Sandra vuela de Londres a Palma de Mallorca al tiempo que se resuelve el misterio del incendio de la Torre Windsor. El capitán Willard sigue esperando en Saigón aquella misión: nunca imaginó lo especial que sería. Hay gente que utiliza los oleoductos vacíos subterráneos de la antigua Unión Soviética para cruzar las fronteras. Un cocinero proyecta cocinar el horizonte. Nocilla Experience es un caleidoscopio ficcional, donde cabe todo menos el sopor, incluso las enseñanzas de un código samurái, sin olvidar las andanzas de un elenco de protagonistas con rarezas de primera magnitud que no son más que la expresión de su radical soledad. Un libro con muchos ecos: de la literatura de Perèc al cine de Jarmusch, pasando por Coppola"
Buena pinta, ¿eh? Yo casi espero a que hagan la peli cuando estén libres Najwa Nimri y Silke.

2 comentarios:

El Hombre Molècula dijo...

Cero comments, joer eso te pasa por hablar de libros, has estado a punto de cargarte el efecto del meneo de una sola vez. Perdona por no haberte contestado antes pero estoy de puente como la gente decente, así que no sé qué haces tú posteando.

Hala, a disfrutar (del libro, digo)

Hematocrítico dijo...

No, gracias!