14 agosto 2007

Sobredosis sensorial en Cybercandy


Así de lustrosas son las estanterías de Cybercandy, mi descubrimiento más guay en este viaje (sin contar con el mercado de Brick Lane que tenía su miga). Una tienda que vive de importar las golosinas, picapicas, gominolas, nubes, regalices etc etc de todo el mundo. Ver su arsenal es exponerse a un esguince de retina, y probarlo - como hice yo, por ejemplo, con unos caramelos de sabor a palomita de maíz, algodón de azúcar, dónuts rellenos de mermelada o chicle - es darse cuenta de que sí, es posible introducir nuevos matices en el mundo de la guarrada y el engorde. un 10. Allí descubrí el producto más capullo. La Pepsi Light Jazz de fresas con nata. Importada de...Correcto, USA.


1 comentario:

pornonazi golosete dijo...

welcome home, larpeiro!