05 junio 2007

Semana de ensañarse con Tarantino

En Cannes, Tarantino contó una bonita historia, que como para no contarla. Resulta que estaba el tío entrenando en un gimnasio de Los Ángeles cuando en el ring de boxeo apareció el mismísimo Bob Dylan. Le propuso echarse una peleílla, y le advirtió que él no iba de coña. A Quentin le hizo gracia la escenita y pensó en practicar un poco cuando ¡PLAF!, el ahora aún más mítico Bob le soltó un derechazo que le derribó al instante.¡Lo que me faltaba por saber del más grande de los humanos! ¡Encima te forra!

Y con el pobre Quentin,para continuar su bajón, hasta Pumares se ensaña en su blog diciendo que " después de Reservoir Dogs hizo más películas, pero ¿Quién las recuerda? Nadie" . Dí que sí, Carlos. Tú sí que sabes poner el dedo en la llaga. ¿Pulp qué? ¿Kill a quién? ¿Qué carallo es eso?.

3 comentarios:

limoncete dijo...

Al oir Pumares sólo una cosa me viene a la mente:


Gañaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaannnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn!

El Hombre Molècula dijo...

¿Quentin quién?

Hematocrítico dijo...

El que hizo Reservoir Dogs y nosequé más